Back Cover
Ver interior
¡Oferta!

Tardanza Judicial

CONTENIDO:

LA TARDANZA JUDICIAL

  • Introducción
  • Los Plazos Constitucionales
  • Los Plazos para resolver Litigios en otras Materias
  • La Justificación que utilizan los tribunales para Operar la Tardanza Judicial para las Audiencias
  • Lo que debería prevalecer en un Orden Jurídico Ordenado
  • Lo que dictan los Instrumentos Jurídicos Internacionales
  • Consideraciones Finales
  • Ejemplos
  • Bibliografía

$90.00 $72.00

7 disponibles

SKU: GE19-074 Categorías: , Etiqueta:

El cumplimiento de los plazos jurisdiccionales, al menos en la materia penal, constituye una obligación para las autoridades judiciales, pues ello tiene su fundamento en lo previsto por el artículo 20 constitucional, ya que, históricamente, así se ha detonado en el texto fundamental desde el siglo XIX. Sin embargo, en las demás materias, como la civil y familiar, no existe un plazo determinado para resolver un litigio, situación que, por un lado, deja en incertidumbre a las partes en el juicio, y, por otro lado, obliga a las partes a recurrir al término legal de «plazo razonable» que establece la propia Carta Magna en el segundo párrafo del artículo 17, el cual, como veremos en el desarrollo de este trabajo, es muy subjetivo y atiende al análisis de diversos factores en cada caso concreto.

Peso 0.05 kg
Dimensiones 13.6 × 0.4 × 21.1 cm
ISBN

978-607-8522-24-8

Edición

Primera Edición 2019

Formato

Rústico

Páginas

48

Autor

Luis Raymundo Massé Moreno

Editor

Gallardo Ediciones

Series

Controversias del Orden Civil

Valoraciones

Aun no hay valoraciones.

Sólo clientes conectados que han comprado este producto pueden dejar una valoración.

Reseña de la Editorial

El cumplimiento de los plazos jurisdiccionales, al menos en la materia penal, constituye una obligación para las autoridades judiciales, pues ello tiene su fundamento en lo previsto por el artículo 20 constitucional, ya que, históricamente, así se ha detonado en el texto fundamental desde el siglo XIX. Sin embargo, en las demás materias, como la civil y familiar, no existe un plazo determinado para resolver un litigio, situación que, por un lado, deja en incertidumbre a las partes en el juicio, y, por otro lado, obliga a las partes a recurrir al término legal de "plazo razonable" que establece la propia Carta Magna en el segundo párrafo del artículo 17, el cual, como veremos en el desarrollo de este trabajo, es muy subjetivo y atiende al análisis de diversos factores en cada caso concreto.